PORTUGAL Y EL ÁFRICA LUSÓFONA: UNA RELACIÓN ESTRATÉGICA

Cuando hablamos de África, solemos comentar la actualidad de los países de habla inglesa o francesa. Innumerables son las publicaciones dedicadas a los imperios coloniales de Londres y París en la región. Hasta ahora, las relaciones de Portugal con sus antiguas colonias han sido menos estudiadas. Hoy ponemos el foco en los lazos que unen los Países Africanos de Língua Oficial Portuguesa (PALOP) y Lisboa.


El África lusófona está formada por cinco países que tienen el portugués como idioma oficial. Este grupo incluye Angola, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Mozambique y Santo Tomé y Príncipe. Por motivos políticos y económicos, Guinea Ecuatorial adoptó el portugués como idioma oficial en 2007. Habría entre 15 y 40 millones lusohablantes en África según los criterios establecidos. (Wikipedia)

Portugal : pionero de la colonización europea en África

Poco mencionado por los africanistas, Portugal es el primer colonizador europeo de África. Su presencia en el continente remite al siglo XV cuando sus buques buscaban la ruta marítima a la India con implantaciones en las costas caboverdianas, guineanas, santotomensas, angoleñas y mozambicanas. Después de una explotación tardía a finales del siglo XIX y de una traumática guerra colonial (1961-1975) contra la dictadura del Estado Novo, las colonias africanas se emanciparon de la tutela lisboeta en los años 1974-1975, siendo así las últimas en independizarse con la Yibuti francesa en 1977. La salida de los portugueses (500 000 – 700 000 personas llamadas retornados en Portugal), ha desatado guerras civiles sangrientas en Angola (1975-2002) y en Mozambique (1976-1992), dejando ambos países en el caos institucional, sin ninguna infraestructura.   

Por más de cuarenta años, la población de Angola se vio azotada por conflictos armados: a partir de 1961, entre las fuerzas que luchaban por la liberación nacional y las de los colonizadores portugueses, y, desde 1975, en la sangrienta guerra civil protagonizada por los tres movimientos independentistas, el MPLA, la UNITA y el FNLA. (DW)

Hoy en día, los países lusófonos están muy lejos de los estándares económicos de Portugal. Muchos de ellos figuran entre los países más pobres del mundo con excepción notable de Angola. El país del África austral, a pesar de sus dificultades económicas actuales, ha experimentado un fuerte crecimiento económico en los albores de la década de 2010. Dicho contexto, concomitante a la crisis financiera del 2008 que afectó duramente a Portugal, precipitó una franja de la población lusa a buscar un futuro mejor bajo la sombra del antiguo imperio africano. Asimismo, el postcolonialismo portugués está marcado por esa ambigüedad del “colonizador colonizado”: Angola se sirvió de su renta petrolera para invertir masivamente en Portugal, cuando las empresas lusas están muy arraigadas en Angola. ¿Entre protagonismo empresarial y preocupaciones políticas, cómo caracterizar las relaciones de Portugal con los PALOP?

La Comunidad de los Países de Lengua Portuguesa (CPLP) es una herramienta esencial de la influencia lusa en el mundo. (Wikipedia)

Medios e instrumentos de la política africana lusa

Tradicionalmente, Portugal tiene tres ejes principales para implementar su política africana. Actúa en primer lugar a través de la Unión Europea, de las organizaciones regionales africanas (Comunidad Económica de Estados de África Occidental – CEDEAO) y panafricanas (Unión africana), y aún más con la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP), siendo esta última un verdadero pilar de su política exterior. En segundo lugar, dedica gran parte de sus políticas de cooperación a los PALOP. Por último, la cooperación luso-angolana goza de la excelente relación mantenida por Lisboa y Luanda. Existen decenas y decenas de acuerdos bilaterales entre ambas naciones. 

Sin embargo, detrás de la retórica política frecuentemente elogiosa, Portugal no tiene los medios necesarios para alcanzar sus objetivos en la región. Con 12 embajadas en África subsahariana, está muy lejos de competir con las 38 alemanas y las 42 francesas. Miembro observador de la CEDEAO, Portugal mantiene representaciones diplomáticas en los países africanos claves (Etiopía, Kenia, Nigeria, Sudáfrica, República Democrática del Congo), en los países fronterizos de sus antiguas colonias (Senegal, Namibia, Zimbabue) y obviamente en los PALOP.

Mapa de las misiones diplomáticas portuguesas en el mundo. (Wikipedia)

Al igual que el Commonwealth o la Organisation internationale de la francophonie fomentados por Reino Unido y Francia, Portugal apuesta por la CPLP para su proyección internacional. Con sede en Lisboa e institucionalizada en 1996, la CPLP reúne los ocho países lusófonos del planeta. Ambiciona fortalecer el uso del idioma portugués en el escenario internacional y la cooperación económica dentro del bloque lusófono.        

Logo de la presidencia lusa del Consejo de la Unión Europea. (Consilium.europa)

Muy consciente de sus límites, Portugal interactúa cada vez más con las entidades regionales para promover sus intereses africanos. Con motivo de la presidencia lusa del Consejo de la Unión Europea (enero-junio 2021), ha identificado África como una de sus prioridades. Será un activo participante de la próxima cumbre UE-África 2021. Será además anfitrión de varias reuniones de alto nivel sobre las relaciones Europa-África. Históricamente, es el portavoz de los PALOP en la UE.

Los PALOP y la cooperación al desarrollo

Dada su expertise, adquirida ya desde la época colonial, Portugal concentra sus recursos en los PALOP y en Timor Oriental. Pese a la incertidumbre financiera generada por la crisis sanitaria del coronavirus, Portugal sigue siendo un actor relevante para estos países. Mozambique y Cabo Verde fueron los dos mayores destinatarios de la cooperación al desarrollo bilateral en 2019. Portugal invirtió en varios sectores, entre los cuales destacan las energías renovables, el turismo, la salud y las viviendas. Al otorgar becas de estudios, dinamiza la cooperación cultural mediante la enseñanza del idioma, la formación de profesores de portugués y de investigadores oriundos de los PALOP.

Incidentes criminales a lo largo de la costa del golfo de Guinea, 2006–2013. Fuente: GSIS, OMI, UNITAR / UNOSAT, 2014. (Africa Center)

Cabe destacar después la relación especial que une Cabo Verde a Portugal. Ambos países colaboran mutuamente en la securización del golfo de Guinea contra la piratería y el tráfico de drogas. Económicamente hablando, el escudo caboverdiano, similar al escudo portugués antes del 2002, está vinculado al euro. Más de 250 000 caboverdianos viven en Portugal. Sin embargo, Portugal no es un actor decisivo en la resolución de la crisis institucional bisauguineana. Por último, prestó su apoyo humanitario y logístico a Mozambique frente al doble ciclón que golpeó el país en 2019.  

Angola, un socio privilegiado

Es el mayor asentamiento portugués en África desde la era colonial al día de hoy, Angola es un socio estratégico para Portugal, siendo su tercer socio comercial antes del 2008. Azotado por la crisis, Portugal, vio con un toque de exasperación la toma de control de sus bancos por parte de Angola mientras que más de 90 000 portugueses trabajaban en Angola en 2017. Actualmente hundida en la crisis con la caída de los precios del petróleo desde 2016, Angola ya no es “El Dorado” económico. No obstante, las relaciones luso-angoleñas siguen siendo muy estrechas. La relación bilateral está particularmente marcada por la interconexión de las empresas, los binacionales y por los escándalos judiciales. Tras un período de enfriamiento de las relaciones diplomáticas simbolizado por el juicio por corrupción del vicepresidente angoleño Manuel Vicente en Portugal en 2017, sucedió una fase de normalización materializada por visitas presidenciales de ambos mandatarios estos últimos tres años. 

Banco Nacional de Angola en Luanda. El Angola de João Lourenço focaliza toda la atención de Portugal y de muchos otros países. (Wikipedia)

Es importante resaltar que la relación bilateral, sin ser completamente en igualdad de condiciones, es mucho más asentada e intensa que con cualquier otro PALOP. Pues, Angola es el único de ellos que no tiene una relación casi exclusivamente dedicada a la cooperación al desarrollo. País rentista, Angola ambiciona ser una potencia regional del continente africano a largo plazo.    

Durante el periodo colonial, desde Lisboa se planteó el objetivo de unir las colonias portuguesas de Angola y Mozambique y conectar así ambas costas africanos bajo dominio luso. (History Maps)

Mozambique, un país lejano con mucho potencial 

Sexto socio comercial de Mozambique, Portugal se mantiene al tanto de las evoluciones macroeconómicas de un país que siempre ha importado en su política exterior. Todas las grandes empresas lusas están relacionadas con las élites de Maputo. Portugal invierte en la construcción, la industria petrolera y química, las telecomunicaciones, la ingeniería y los transportes.

Mapa de Mozambique que muestra las zonas afectadas por el terrorismo yihadista en Cabo Delgado, los bastiones políticos de la RENAMO y los bloques de gas en la costa. (AFP)

Focalizado en la explotación futura de enormes yacimientos de gas, Mozambique posee reservas comparables a las de Canadá o Kazajistán en la provincia septentrional de Cabo Delgado, suscitando muchas esperanzas para el PIB de un país todavía cinco veces inferior al angoleño. La presencia de un movimiento terrorista de corte yihadista puede, sin embargo, aplazar los planes de multinacionales energéticas del calado de la italiana ENI o la francesa Total. Se esperan los primeros ingresos para 2030.     

Consideraciones finales

Potencia lastrada por la debilidad de su mercado interior y su exposición a las crisis financieras, Portugal sigue manteniendo relaciones privilegiadas con sus antiguas colonias africanas. Sus empresas gozan ahora mismo de una notable inserción internacional, especialmente en el sector de la construcción. Fruto de su experiencia colonial, tienen además una indudable ventaja competitiva al compartir un idioma común. Portugal, geográficamente aislado del resto de Europa y cerca de África a la vez, quedará muy atento a las evoluciones de una región fundamental para su diplomacia y su proyección internacional.     

Fuentes consultadas y referencias

AUGÉ Benjamin, « Le Portugal et l’Afrique lusophone : des relations post-coloniales complexes » (19 de enero de 2021). L’Afrique en questions, n° 60, Ifri.

Instituto Camões (2019-2020). « Estatísticas da Ajuda Pública ao Desenvolvimento (APD) ».

LOUDE Jean-Yves, Lisbonne : dans la ville noire (2003), Paris, Actes Sud, Francia.

Ministério de Negócios Estrangeiros – República Portuguesa (2021). « África subsariana ».

Union européenne (2021). « Programme de la présidence portugaise du Conseil de l’Union européenne ».


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s