LA GEOPOLÍTICA DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL DE ESTADOS UNIDOS: LA NUEVA «DOCTRINA MONROE DIGITAL»

por | Sep 14, 2023

En pleno siglo XXI, el ciberespacio se erige como el nuevo territorio de influencia, dibujando lo que podríamos llamar una «Doctrina de Monroe Digital». Si en 1823, bajo el mandato del presidente James Monroe, EEUU proclamaba que las Américas debían ser un territorio libre de intervención europea, hoy, la nación reinterpreta esta doctrina en el […]

En pleno siglo XXI, el ciberespacio se erige como el nuevo territorio de influencia, dibujando lo que podríamos llamar una «Doctrina de Monroe Digital». Si en 1823, bajo el mandato del presidente James Monroe, EEUU proclamaba que las Américas debían ser un territorio libre de intervención europea, hoy, la nación reinterpreta esta doctrina en el marco de la era de la Inteligencia Artificial. No hablamos de un dominio basado en tierras, sino en bytes y algoritmos.

Lo cierto es que todo lo que tiene que ver con el ciberespacio se ha convertido en el recurso más valioso, incluso superando a recursos tangibles como el oro y el petróleo. En este mundo digital, la influencia se extiende a la información, infraestructura digital y capacidades de IA. Esta nueva dimensión de poder se ve claramente reflejada en las palabras de Kissinger (2018) en «The Age of AI and Our Human Future», donde resalta que la IA está moldeando un nuevo panorama geopolítico, definido no solo por arsenales militares, sino por el control de la información.

La Inteligencia Artificial debe servir como herramienta que genere prosperidad al ser humano. No obstante, debe crearse una ambiciosa legislación internacional que ayude a garantizar su buen uso. Fuente: 20 Minutos.

Mientras que la Revolución Industrial del siglo XIX reconfiguró el mundo con máquinas y tecnología, centrándose en conseguir terrenos y recursos material, la revolución actual, la de la IA, se centra en datos y algoritmos. Las herramientas de poder también han evolucionado. Si pensamos en los navíos de la Revolución Industrial, que simbolizaban la expansión y la influencia en tiempos, hoy son los algoritmos los que ejercen un papel protagonista en la era digital, llevando consigo datos e influencia.

Nos encontramos así, nuevamente, ante la rivalidad entre EEUU y China, como una lucha por la supremacía digital. En este sentido conviene traer a colación a Kai-Fu Lee, quien presentaba a China como un auténtico rival en esta carrera por la IA. Esto nos puede recordar bastante a la Guerra Fría, pero en lugar de una carrera armamentística, se trata de una carrera tecnológica.

En definitiva, en esta era de revolución digital, la geopolítica tradicional se ve desafiada y reconfigurada. Si EEUU quiere seguir siendo una superpotencia mundial, debe adaptarse y redefinir su posición en un mundo donde la supremacía ya no se decide por la extensión territorial, sino por la capacidad para liderar la IA. Las naciones, y especialmente las superpotencias, deben reconocer y adaptarse a este cambio, asegurando que la competencia digital beneficie a la humanidad en su conjunto, evitando caer en conflictos que podrían desencadenar consecuencias impredecibles.

 

 


NOTA: Los planteamientos e ideas contenidas en los artículos de análisis y opinión son responsabilidad exclusiva, en cada caso, del analista, sin que necesariamente representen las ideas de GEOPOL 21.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

 

 Apoya nuestro trabajo investigador haciendo una donación a GEOPOL 21 para que sigamos poniendo contexto a lo que pasa en el mundo

You have Successfully Subscribed!