Finalmente, el peor de los escenarios del conflicto ruso-ucraniano se ha materializado: tras 8 años de guerra en el Dombás, Rusia ha lanzado un ataque a gran escala contra Ucrania.

Dicho ataque consiste en una combinación de bombardeos estratégicos contra objetivos militares, como bases aéreas, cuarteles y depósitos de munciones, con una invasión terrestre a través de varios flancos: Crimea, Bielorrusia, el Dombás y Járkov.

Esto se produce días después del reconocimiento por parte del Kremlin de las dos repúblicas autoproclamadas del este de Ucrania: Donetsk y Lugansk. Paralelamente, las milicias populares de dichas dos repúblicas avanzan sobre el territorio del Dombás que permanece bajo control ucraniano. En una comparecencia previa a la invasión, el mandatario ruso, Vladimir Putin, aseguró que el objetivo de la intervención es repeler la “amenaza ucraniana” hacia las dos repúblicas secesionistas, que describió como un “genocidio”, así como “desmilitarizar y desnazificar Ucrania”.

Situación actual de la invasión rusa sobre Ucrania. (GEOPOL – Guillermo Revilla)